Plantas / Hierbas

La alfalfa y su germinado: propiedades curativas de una planta increíble

germen de alfalfa
La alfalfa y su germinado: propiedades curativas de una planta increíble
3.33 (66.67%) 3 votos

Sí, la alfalfa suena a comida de caballos, pero aunque te cueste de creer es una de las plantas con más propiedades nutritivas y medicinales que existen. Tanto, que en la antigüedad se la denominaba “padre de todos los alimentos”.

Ebook Remedios Naturales

¿Quieres saber cuáles son las propiedades de esta planta y cómo la puedes tomar?

Entonces, no dejes de leer.

¿Qué es la alfalfa y qué propiedades tiene?

La alfalfa es una planta del suroeste de Asia y que tiene el honor de ser una de las que primero cultivó el hombre. Y como te decíamos antes, antiguamente se la bautizó como “padre de todos los alimentos” (father of all foods) por su alto poder nutritivo. En cuanto a sus características, podemos decir:

  • Perenne (vive de media unos 5 años).
  • Tallo recto de unos 75 centímetros.
  • Las hojas son dentadas y tienen 3 foliolos.
  • Sus flores son de color púrpura.

El nombre científico de la alfalfa es Medicago Sativa L. Sin embargo, también se la conoce como mielga, alfaz o alfal.

Beneficios de la alfalfa: ¿para qué sirve?

La cantidad de ventajas que tiene esta planta son sorprendentes. Parece mentira que siendo tan común sea tan potente en tantos sentidos. Para que sea más sencillo de explicar hemos dividido en 2 grandes grupos todas sus propiedades.

Propiedades nutritivas

¿Quieres saber todas las propiedades que tiene la alfalfa como comestible? Pues prepárate para sacar papel y boli.

  • Ricas en proteínas: tiene muchísimo más hierro y proteínas que muchos de los vegetales que conocemos.
  • Calcio: la alfalfa es una de las plantas más potente en cuanto a calcio que existen.
  • Vitaminas: posee muchísimas vitaminas. Sobre todo del grupo B, A, K y E.
  • Enzimas digestivas.
  • Minerales: magnesio, fósforo, calcio, hierro, manganeso, potasio, sodio y zinc.
  • Carbohidratos.
  • Fibra.
  • Grasa.

Ahora que ya conoces todos sus componentes, vamos a ver cómo puedes usar la alfalfa como remedio curativo.

Propiedades medicinales

Si te dijimos antes que te preparases para apuntar todas sus ventajas nutritivas, no nos vamos a quedar lejos con las medicinales.

  • Anemia/gripe: esta planta es muy conocida como tratamiento para la anemia. Su alto contenido en hierro y vitaminas la convierten en un complemento ideal para tratar esta enfermedad.
  • Osteoporosis: en este caso, es el alto contenido en calcio el que ayuda a tratar los problemas de huesos.
  • Menopausia: tiene propiedades hormonales por lo que puede llegar a aliviar los sofocos. También se suele usar para aliviar las reglas muy abundantes y dolorosas.
  • Cabello/uñas/piel: el silicio y otros minerales ayudan a recomponer la estructuras de estas partes del cuerpo.
  • Adelgazar: la alfalfa es muy diurética lo que ayuda a eliminar líquidos. Esta propiedad diurética también ayuda en las infecciones del aparato urinario.
  • Problemas estomacales: como vimos antes, esta planta contiene un alto volumen de enzimas digestivas lo que ayuda a que el estómago haga mejor la digestión.
  • Hemorragias: la vitamina K tiene un gran efecto coagulante (por las filoquinas) por lo que ayuda a controlar cualquier sangrado. Da igual que sea nasal, vaginal o en las hemorroides, la alfalfa también te ayudará.

Como única contraindicación podríamos decir que no es recomendable durante la etapa de la lactancia. A lo mejor te puede resultar extraño ya que durante mucho tiempo incluso se consideró favorable. Sin embargo, por su alto componente hormonal ya no se recomienda.

Otros remedios con alfalfa

Por si fuera poco todo lo que te hemos dicho, todavía hay más utilidades que puedes aprovechar de esta planta.

  • Picaduras: para aliviar la hinchazón y el picor puedes hacer una cataplasma de semillas de alfalfa mezclada con agua (machacar hasta hacer una pasta).
  • Limpiar la sangre y el hígado: el jugo de alfalfa ayuda a depurar y a eliminar toxinas.
  • Contra la bronquitis: en este caso, también puedes molar las semillas y añadirlas a lo que comas.
  • Olor de pies: para combatir el olor tienes que frotar las hojas frescas de la alfalfa contra la planta.

Y ahora ya sí, vamos a ver cómo puedes tomar esta planta para que puedas disfrutar de toda sus ventajas.

alfalfa propiedades

¿Cómo puedes tomar esta planta?

La alfalfa se puede tomar de muchas formas. La más conocida es la de hacer germinar las semillas para obtener sus brotes, es a lo que se suele denominar alfalfa germinada. Sin embargo, hay muchas otras opciones.

El germinado de alfalfa o alfalfa germinada

Los brotes se obtienen al germinar las semillas de la planta. Para conseguirlo solo tienes que seguir los siguientes pasos:

  1. Introducir las semillas en un tarro (no muchas, solo que cubra el fondo)
  2. Añades un poco de agua (4 veces las semillas).
  3. Cubre el frasco con una tela.
  4. A las 5 horas, vacía el agua y cambia el agua.

Deberás cambiar el agua cada 2 días hasta que las semillas terminen de germinar (más o menos una semana). Después de eso, lava bien los brotes para retirar cualquier impureza que haya quedado. Para conservarla debes guardarla en la nevera, pero lo ideal es que no tardes mucho tiempo en consumirla porque si no perderá nutrientes.

Lo normal es tomar la alfalfa germinada tal cual en ensaladas, pero también puedes freírlos para acompañar a otras comidas. Algunas personas hasta hacen tortillas con los brotes.

Alfalfa en pastillas

Una de las formas más sencillas de poder tomar esta planta es por medio de cápsulas. La cantidad habitual a tomar suele ser de 500 miligramos. Otra opción es tomarla como suplemento alimenticio en polvo.

Como planta comestible

Las hojas de la alfalfa pueden comerse como verdura si las hierves. Sus flores al igual que los brotes tiernos pueden tomarse  en las ensaladas. Otra variante para consumir alfalfa viene de las semillas. Puedes molerlas para hacer harina y así fabricar pan.

Agua de alfalfa

El jugo de alfalfa es un excelente y saludable refresco para el verano. Y por si fuera poco, es muy sencillo de hacer. Solo tienes que desinfectar bien un buen puñado de hojas y licuarlas junto con agua, azúcar y limón. Luego, solo tendrás que echar más agua y limón hasta que esté a tu gusto.

¿Y tú tomas alfalfa?

Si eres una persona que suele tomar esta planta cuéntanos cómo lo haces. Y si tienes alguna receta secreta no dejes de compartirla 😉

Share on Pinterest
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

To Top