Plantas / Hierbas

Algarroba: qué es, propiedades y beneficios

arbol algarrobo
Algarroba: qué es, propiedades y beneficios
4.33 (86.67%) 3 votos

¿Te gusta el chocolate? Normal, a quién no. Pero, ¿y si te decimos que vamos a presentarte un sustituto natural y con menos calorías?

Ebook Remedios Naturales

Presta atención porque hoy te hablamos de la algarroba que es un sustituto del chocolate de varias maneras y es mucho más saludable. Pero no queda ahí la cosa porque también tiene otros muchos beneficios nutritivos que merece la pena conocer.

Vamos a ello.

¿Qué es la algarroba?

La algarroba es el fruto del algarrobo, un árbol muy típico del Mediterráneo, que tiene su origen en Asia. Su nombre científico es Ceratonia Siliqua y es un árbol que puede llegar a medir hasta diez metros de alto.

El fruto del árbol son unas vainas de color castaño oscuro de hasta 15 centímetros de longitud y que contienen semillas en su interior.

El principal productor mundial es España, pero también existen otros países productores como Italia, Portugal, Grecia o Marruecos.

Cuando la vaina ya está madura tiene un sabor dulce.  De hecho, cuando ya la han separado de las semillas, suele molirse para producir la algarrobina.

Se trata de un preparado que tiene muchas aplicaciones en la alimentación humana y que destaca por sus propiedades vitamínicas y protéicas. En Perú se comercializa un “cóctel de algarrobina” que es muy popular.

¿Una curiosidad?

Las semillas conservan su poder de germinación durante 10 años. Y es que las vainas aumentan su impermeabilidad con el paso del tiempo, por lo que conservan mejor las semillas. Para germinarlas sólo tienes que ponerlas en remojo para rehidratarlas.

Propiedades de la algarroba: ¿por qué es tan especial?

Este fruto es un producto energético que está compuesto entre un 40 y un 50% con azúcares naturales. También es rico en proteínas y en minerales como hierro, calcio, potasio o magnesio, entre otros.

Entre otras propiedades a destacar es que posee mucha fibra y taninos (con propiedades antioxidantes). Además, es apta para celíacos ya que no contiene gluten.

Todas estas propiedades han hecho que en los últimos años se la incluya en el grupo de los llamados “superalimentos”. Por si te has perdido, la expresión se refiere a ciertos alimentos naturales que, por su valor nutricional, tienen múltiples propiedades beneficiosas para el organismo.

¿Para qué sirve la algarroba? Usos medicinales

Pese a ser una fruta, la algarroba suele usarse en polvo. Así, la harina de algarroba tiene propiedades astringentes (estriñe). Sin embargo, es curioso porque el fruto fresco actúa como laxante.

Las semillas tienen 2 propiedades básicas:

  • Son ricas en mucílagos:  fibras que ayudan a reducir el colesterol y a evitar el estreñimiento.
  • Tienen propiedades antiinflamatorias: reducen la irritación de vías respiratorias y digestivas.

Pero el poder de la algarroba no se queda ahí ya que también se le atribuye la capacidad de combatir el asma, la cistitis, la laringitis, la indigestión y la blenorragia (inflamación de vías urinarias y genitales).

Como veis, usos medicinales no faltan, pero no son los únicos. Vamos ahora al que más nos interesa. Y sólo diremos la palabra mágica: chocolate.

fruto algarrobo

Algarroba como sustituto del chocolate

Estamos ante una de esas utilidades o remedios que mientras que para nuestros abuelos y padres es algo muy cotidiano, pero muchos de nosotros será completamente nuevo.

Y es que, por sus propiedades nutritivas, la harina de algarroba se utilizaba como complemento alimenticio en épocas de escasez e incluso se conocía como “el chocolate de los pobres”.

El potencial de la harina de algarroba

Como la harina es soluble en líquidos y se disuelve en leche sin necesidad de cocción, por lo que puede formar parte de un estupendo desayuno.

La harina de algarroba también puede sustituir al cacao, con su misma proporción, en recetas de masas y otros postres. Además, puede utilizarse como cobertura para combinar con galletas o bizcochos.

¿Necesitas ideas? Pues ahora te damos algunas.

Recetas con algarroba: todo el potencial del fruto en la comida

Prepara el delantal que nos vamos ya a la cocina para preparar varias de las recetas más conocidas que se hacen con este fruto. Y todas van a quedar para chuparse los dedos 🙂

1. Desayuno con algarroba

Comencemos por lo más sencillo.

Para incluirla en tu desayuno, se venden preparados que puedes hacer tú mismo en casa. Tan solo necesitas harina de algarroba, a la que le añadiremos un poco de azúcar moreno y un toque de canela. Delicioso y nutritivo.

2. Bizcocho de algarroba

Aquí te traemos el típico bizcocho que usa un vaso de yogur como medida, pero esta vez elaborado con nuestro alimento estrella.

Necesitarás:

  • 1 Yogur.
  • 3 Huevos.
  • 1 Vaso de yogur de azúcar.
  • 1 Vaso y medio de harina común.
  • 1 Vaso y medio de harina de algarroba.
  • 1 Vaso de yogur de aceite suave.
  • 1 Sobre de levadura.

Mientras precalientas el horno a 180º vas a ir haciendo la masa.

Mezclas todos los líquidos en un bol: huevos, yogur, aceite y azúcar hasta que estén bien integrados. Por separado, tamizas los 2 tipos de harinas para evitar grumos, junto a la levadura. Después, agregas la harina al bol de la masa hasta que todo esté mezclado de manera homogénea.

Para el molde del bizcocho lo forras bien con papel de hornear o lo engrasas con aceite. Luego, ya viertes la mezcla.

Hay que hornearlo unos 40 minutos, pero antes de sacarlo, siempre habrá que comprobar si está listo pinchando con un palillo. Si sale limpio, puedes retirarlo del horno.

Si quieres añadirle una cobertura al bizcocho, puedes prepararla con una taza de café de leche tibia y una taza de café de harina de algarroba. Lo integras bien hasta que la mezcla esté espesa. Con el bizcocho frío ya repartes por encima con la ayuda de una espátula.

3. Galletas de algarroba

Para hacer estas galletas necesitas:

  • 120 Gramos de harina de repostería.
  • 50 Gramos de harina de algarroba.
  • 40 Gramos de azúcar.
  • 1 Huevo.
  • 50 ml de aceite de oliva suave o de girasol.
  • 3 Cucharadas de leche.
  • 1 Cucharita de café de bicarbonato.
  • 1 Pizca de sal.

En un bol bates el huevo, le añades el azúcar y una pizca de sal. Puedes hacerlo a mano o con la batidora de varillas.

A continuación echas el aceite y las cucharadas de leche. Por otra parte, tamizas los 2 tipos de harina y el bicarbonato y se lo vas agregando poco a poco a la mezcla líquida. Tienes que mezclarlo todo hasta que esté bien integrado.

Luego terminas de darle forma a la masa con las manos. Hay que hacer una bola que forrarás con papel film y dejarás reposar en la nevera durante una hora.

Para hacer las galletas, divide la masa en porciones, al menos 12. Aunque esto ya dependerá del tamaño del que quieras hacer las galletas.

Con cada porción, haces una bola y la colocas en la bandeja de hornear sobre papel sulfurizado. Luego, la aplastas para darle forma de galleta. Antes de hornear, puedes espolvorear las galletas con un poco de azúcar glas.

Metes la bandeja en el horno a 180º y horneas unos 15 minutos. Cuando ya estén, debes retirar las galletas de la bandeja para dejarlas enfriar sobre una rejilla. No te preocupes si ves que están algo blandas al sacarlas del horno, terminan de hacerse al enfriarse.

¿Y tú tienes alguna receta más?

Ya has visto que la algarroba es un alimento muy potente por su alto valor nutritivo.

No dudes en poner en práctica las recetas que te hemos dado, pero si conoces alguna nueva, no dejes de contárnoslo en los comentarios.

Share on Pinterest
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

To Top