Plantas / Hierbas

Melisa. Hábitat, cultivo y propiedades

Cultivo de la melisa
Vota este artículo

La melisa también se conoce como hoja de limón es más propia de la zona sur de Europa en especial de la parte bañada por el Mar Mediterráneo. Util por mucho motivos es fácilmente reconocible por su suave olor a limón.

Ebook Remedios Naturales

Cultivo de la melisa

Hábitat de la melisa

A pesar de que como hemos dicho, el hábitat de la melisa es más bien la zona del Mediterráneo, lo cierto es que con el paso del tiempo se ha extendido por toda Europa.

La melisa crece sin ninguna clase de problemas en zonas en las que predominan los arbustos. Asimismo, también es muy agradecida en las zonas en las que hay cierta humedad alrededor. Por ello no es raro verla cerca de concentraciones de agua como pueda ser el caso de un río.

No necesita especialmente la acción del Sol, lo cierto es que sí necesita unos terrenos que deben ser más bien arenosos en todos los sentidos. Unos terrenos ideales para su pleno crecimiento en primavera.

Cultivo de la melisa

Para cultivar la melisa en nuestro propio jardín lo primero que necesitamos es un sustrato rico en sales minerales. Esto va a permitir que no tengamos que regarla y que soporte bien las épocas en las que el agua no sea abundante.

La zona en la que decidas plantarla no tiene que tener exceso de Sol. Si a esto le añadimos un suelo con un buen drenaje tendremos todo lo suficiente para que la melisa crezca fuerte y sana.

A partir de aquí solo tendremos que esperar a que eche sus flores y comenzar a reproducirla a través de sus semillas. Unas semillas que tendremos que plantar de la manera que acabamos de comentar hace tan solo unos instantes.

Propiedades y beneficios de la melisa

A día de hoy son muchos los beneficios y muchas las propiedades que se le conocen por lo que vamos a detallarlos un poco más.

Propiedades de la melisa

Es un relajante natural

Una de las propiedades de la melisa es que es un relajante muscular 100% natural. De hecho, tomada en infusión, es incluso capaz de calmar algunas zonas de nuestro cuerpo como el cuello, por ejemplo.

En consecuencia, podemos decir que es ideal para las personas que tienen una gran carga de trabajo física. De hecho, con este aporte se sentirán mucho mejor.

Calma los nervios

Este es sin duda uno de los beneficios de la melisa más conocidos por todos. Y es que, tanto en compañía de otras hierbas como sola, la melisa calma el sistema nervioso central. Por ello es muy recomendable para aquellas personas que no pueden conciliar el sueño por las noches.

Es una gran aliada para la hiperactividad

Esto es totalmente cierto. De hecho, además de los fármacos que los doctores recetan, puede ser una buena idea complementarlos con la melisa.

Y es que esta hierba, tanto en grajeas como en infusiones de melisa ataca nuestros centros nerviosos no solo calmándonos sino haciendo que algunos espasmos o impulso se reduzcan de manera drástica.

Controla la tensión arterial

La melisa está especialmente indicada para aquellas personas que tienen la tensión arterial alta. Es un remedio totalmente natural que además ayuda a que no padezcan los tan temidos efectos secundarios.

Esto en consecuencia, evita las palpitaciones que podemos sufrir en el pecho así como reduce los riesgos de sufrir taquicardias propias de estos estados.

Ayuda a hacer la digestión

Pero las propiedades de la melisa no terminan aquí. Y es que, esta hierba ayuda a hacer la digestión de una manera menos pesada. Esto es gracias a que relaja los músculos del estómago. Algo que ayuda, y mucho, a que los jugos gástricos se generen con mayor facilidad y puedan disolver mejor los nutrientes.

Controla la diarrea

Para aquellas personas que tienen ciertos problemas de estómago, la melisa es perfecta. Y es que corta la diarrea de raíz. Y lo hace sin necesidad de atacar a nuestro estómago con medicamentos que pueden ser contraproducentes. Y todo ello con la ventaja de que permite una mayor hidratación por lo que no perderás más líquidos de los necesarios.

Es antiséptica y antiviral

Este es un beneficio que muy pocas personas conocen. Es antiséptica porque puede actuar sin ninguna clase de problema ante pequeñas infecciones que podamos tener por ejemplo en la piel.

Pero es que también es antiviral porque algunos resfriados, gripes o catarros, pueden ser tratados con la melisa de manera efectiva. De hecho, es ideal para abrir las vías respiratorias y nos permite una mejor recuperación.

Unas propiedades las de la melisa que las tenemos al alcance de nuestras manos gracias a los herbolarios o a los centros de medicina alternativa.

Share on Pinterest
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

To Top