Plantas / Hierbas

Té verde. Origen, tipos y beneficios

Tipos de té verde
Vota este artículo

Hablar del origen del té verde es hablar de China. Allí, hace unos 5.000 años esta hierba comenzó a utilizarse. En principio solo era consumida por la dinastía Ming así como por las clases más privilegiadas. A partir de la caída de dicha dinastía, ya fueron todos los estratos sociales los que tenían acceso a esta hierba.

Ebook Remedios Naturales

A partir de ahí, el té verde comenzó a propagarse por el resto del mundo a un ritmo muy lento. De hecho, no es hasta el año 1673 cuando entra en Europa a través del Reino Unido. Una bebida que como ya sabemos se ha hecho, a partir de ahí, mundialmente famosa.

Propiedades del té verde

Algunos tipos de té verde

Una de las ventajas de los distintos tipos de té verde es que los vas a poder encontrar en cualquier herboristería que conozcas.

Lung Ching

Este es un tipo de té vede que tiene más bien un color tirando a dorando. Además se caracteriza por tener un sabor algo dulzón. Ideal para los que se inician en el mundo del té ya que no tiene apenas matices.

Gunpowdwer

Típico de algunos países africanos como puede ser el caso de Marruecos. Tiene retazos agridulces. Además, cuando se prepara suele mezclarse con algo de menta para potenciar su sabor.

Gyokuro

Es un tipo de té verde muy popular en el país del Sol naciente. Allí, en Japón se bebe ligeramente caliente y se asegura que te revitaliza cuerpo y mente.

Bi Luo Chum

Muy conocido en China, este té verde se prepara enrollando sus hojas. Luego, se preparan sabrosas infusiones calientes. Sin embargo, también se puede tomar frío aunque no es lo más normal.

Beneficios del té verde

Las propiedades y beneficios del té verde son de sobra conocidos sobre todo por las personas que abrazan la medicina alternativa.

Tipos de té verde

Es diurético

Esta es una de sus principales propiedades. Al ser diurético, ayuda a mantener el cuerpo libre de toxinas. Al mismo tiempo, ayuda a que el riñón filtre todas sus impurezas haciendo que esté siempre funcionando de manera óptima.

Es rico en antioxidantes

Entre las propiedades del té verde se encuentra su alto contenido en antioxidantes. Esto permite tener una buena salud celular. También implica que tengamos un aspecto mucho más joven. Algo que se nota sobre todo en nuestra salud capilar así como en el aspecto que tenemos en la piel de nuestro cuerpo.

Bueno para el corazón

Se ha demostrado que el té verde reduce la grasa que se acumula en las arterias como estas hierbas. Una grasa que es la principal causante de las principales enfermedades coronarias. Por ello, tomar té verde con cierta asiduidad hace que los infartos o las anginas de pecho no se produzcan tanto.

Reduce los niveles de colesterol

Esto te va a ayudar al mismo tiempo a tener una mejor circulación. De hecho, incluso algunos tipos de té verde son igual de efectivos para esto que los principales medicamentos de mercado farmacéutico.

Podrás reducir peso

Una propiedad del té verde es que ayuda a activar el metabolismo. La teína hace que nuestro cuerpo queme calorías más deprisa. Incluso las puede quemar cuando no estemos realizando actividad física alguna. Por ello, junto con una buena dieta podrás reducir peso.

Ayuda a la digestión

Tras una comida copiosa, una infusión de té verde es ideal. Favorece la segregación de jugos gástricos al mismo tiempo que los refuerza. Así podremos digerir mejor los alimentos aliviando la sensación de hinchazón que podemos tener.

Mejora la salud dental

Esta hierba tiene una propiedad desinfectante. Por ello nos va a ayudar a prevenir algunas infecciones bucales como las aftas. Es más, de un tiempo a esta parte algunas pastas de dientes incluyen extracto de té verde.

Mejora la artritis

Entre los beneficios del té verde podemos destacar sus propiedades antiinflamatorias. Esto va a ayudar a que nuestras articulaciones no sufran. Al no inflamarse algunos problemas como la artritis o el reúma no nos afectarán tanto.

¿Cómo se prepara un té verde?

Hay dos maneras principales de preparar el té vede aunque depende, como te puedes imaginar, del tipo que tengamos.

  • La primera manera de prepararlo es en forma de infusión. La inmensa mayoría de clases de té verde acepta bien una infusión. Eso sí, si optamos por esta opción, siempre es conveniente prepararlo muy caliente ya que de ese modo realzaremos todos los matices que tienen.
  • Sin embargo, también se puede preparar a una temperatura tibia. No es lo más frecuente pero también se hace. Incluso hay personas a las que les gusta preparar el té completamente frío junto con algún edulcorante o aditivo.

Para terminar decir que no en todos los países se puede disfrutar de todos los tipos de té por lo que en muchas ocasiones tendremos que conformarnos bien con los autóctonos o bien con los que se importen.

Share on Pinterest
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

To Top